Leer es un acto de magia

Hazte una pregunta: ¿por qué lees? Si, porqué estás leyendo en este momento. ¿Por qué lees esto? ¿Por qué lees en tu día a día? ¿Por qué te llamas a ti mismo lector? Parece una pregunta un tanto absurda, ¿verdad? Parece evidente que si estás leyendo esto en una web dedicada al mundo del libro es porque te gusta leer, porque disfrutas del acto de la lectura y porque puedes decir con cierto orgullo que eres lector. Y es que la palabra lector en sí misma encierra muchos significados, pero de eso hablaremos en otro momento.

¿Qué representa para ti el acto de la lectura? ¿Qué te aporta leer? A veces nos sienta bien preguntarnos a nosotros mismos porqué hacemos lo que hacemos, porque nos ayuda a valorarlo y a mirarlo con otros ojos.

Nos ha tocado vivir un momento en el que el estrés forma parte de nuestro día a día, circunstancias en las que no somos dueños de nuestro tiempo, en las que son las obligaciones las que nos marcan los horarios y ritmos de vida, y en esa carrera contra tu propia persona encontrar un momento de paz es muy difícil. Por eso, por todo lo que significa sobrevivir a la jungla de ansiedad en la que estamos inmersos, leer es un acto de magia.

Cuando abrimos un libro suceden muchas cosas. Coger un libro entre tus manos es el primer paso para abrir la puerta, esa que se entreabre cuando comienzas a separar las tapas de la novela que te llama, que te ciega con la luz que hay al otro lado, que te atrapa con la música que se oye de fondo en la escena que te espera en cuanto comiences a leer el primer párrafo. Detener las agujas del reloj para leer es un acto rebelde, prácticamente te convierte en guerrillera de una guerrilla que hemos creado al ser partícipes de una sociedad ansiosa, estresante, infeliz y en constante búsqueda de la felicidad. A veces esa paz que necesitamos está muy cerca, a veces no hace falta más que pasar la página y seguir leyendo.

Leer es un acto de amor contigo mismo, pues te estás regalando el placer de disfrutar de un momento íntimo, te estás permitiendo abstraerte de tu realidad para caminar por otra distinta en la que se activa tu imaginación y se despiertan tus emociones. Tu mente se activa, visualizas imágenes que solo existen en tu cabeza, pones rostro y voz a personajes que en algún momento otra persona creo, para que llegado el momento pudieras descubrirlos en esas páginas. Leer nos vincula para siempre con otras personas, aquellas que escribieron esas historias, y de ese modo se cierra un ciclo, que necesitaba de ti, de tu tiempo y de tu entrega, para completarse.

Cuando leemos no estamos solos, pertenecemos a algo, existe un sentimiento de pertenecencia a una comunidad, a la de aquellos que leyeron el mismo texto que tú, que se emocionaron con esas mismas palabras, que reflexionaron sobre ese texto. Cuando nos vamos a la cama a leer nos acompaña el mundo que se encuentra encerrado entre las tapas de ese libro, un pequeño universo que permanece en pausa esperando tu regreso y que se reactiva en cuanto lees la primera palabra. Ese tipo de magia tan especial se llama literatura.

Lee para descubrir

Lee para quererte

Lee para viajar

Lee para creer

Lee para soñar

Lee para ti

Lee por cualquier motivo, pero lee, porque cuando lees eres feliz.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s